La ciencia detrás del romance

¿Es posible utilizar la química para mejorar las relaciones amorosas?

Desde hace mucho tiempo, el ser humano ha buscado influir en el amor por medio de conjuros, pociones y amuletos. Ahora que los especialistas entienden mejor muchos los secretos del cerebro, la ciencia podría sustituir las simples creencias para darle más vida a las relaciones amorosas.

"Esto significa usar todo nuestro conocimiento de neurociencia y bioquímica para avanzar en nuestras relaciones amorosas", señala Brian D. Earp, investigador en Ética Práctica de la Universidad de Oxford, quien es pionero en la publicación de artículos científicos sobre el tema.

Al enamorarnos, básicamente los niveles de serotonina bajan y los centros de recompensa del cerebro se llenan de dopamina, neurotransmisor que hace que nuestro cuerpo se sienta bien, relajado. También se activan 12 áreas diferentes del cerebro, las cuales comienzan a segregar sustancias químicas, como la dopamina o la oxitocina, la adrenalina y la vasopresina, que inducen en el individuo la euforia, la pasión y la atracción. Pero eso se termina.







Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: